Diferencia entre la apropiación indebida y la administración desleal

Deja un comentario

julio 31, 2012 por rubenherrerogimenez

A continuación presentamos un extracto de la Sentencia del Tribunal Supremo en la que se aclara la diferencia entre, el delito de apropiación indebida del artículo 252 del C.P, y el delito de administración desleal recogido en el artículo 295 del mismo cuerpo legal.

 F.J 5º. <<Tradicionalmente la jurisprudencia había considerado la posibilidad de coincidir parcialmente en un espacio común, actuando a modo de círculos secantes, debiendo en tales casos resolver el conflicto, ante el evidente concurso de normas a través del principio de alternatividad (art. 8-4 C.P.). Actualmente esta Sala viene estableciendo una línea divisoria bastante clara.

En este sentido es oportuno recordar la jurisprudencia recaída sobre este punto en las SSTS. 279/2007 de 11-4; 754/2007 de 2-10; 121/2008 de 26-2; 374/2008 de 24-6; 1181/2009 de 18-11 y 434/2010 de 4-5, etc., en las que se declara que cuando se trata de administradores de sociedades no puede confundirse la apropiación indebida con el delito de administración desleal contenido en el art. 295 C.P. vigente, dentro de los delitos societarios. Este delito se refiere a los administradores de hecho o de derecho o a los socios de cualquier sociedad constituída o en formación que realicen una serie de conductas causantes de perjuicios, con abuso de las funciones propias de su cargo. Esta última exigencia supone que el administrador desleal del art. 295, actúa en todo momento como tal administrador y que lo hace dentro de los límites que jurídicamente se señalan a sus funciones, aunque al hacerlo de modo desleal en beneficio propio o de tercero, disponiendo fraudulentamente de los bienes sociales o contrayendo obligaciones a cargo de la sociedad, venga a causar un perjuicio típico. El exceso que comete es intensivo, en el sentido de que su actuación se mantiene dentro de sus facultades, aunque indebidamente ejercidas. Por el contrario, la apropiación indebida, conducta posible también en los sujetos activos del delito de administración desleal del art. 295, supone una disposición de los bienes cuya administración ha sido encomendada que supera las facultades del administrador, causando también un perjuicio a un tercero. Se trata, por lo tanto, de conductas diferentes y aunque ambas sean desleales desde el punto de vista de la defraudación de la confianza, en la apropiación indebida la deslealtad supone una actuación fuera de lo que el título de recepción permite, mientras que en la otra, la deslealtad se integra por un ejercicio abusivo de las facultades del administrador.>>

Seguidamente, asimismo se afirma la existencia de comportamientos complementarios a la conducta inicial:

F.J 5º.3 <<…existirán casos en que determinados actos participen del ejercicio del cargo de administrador, completándose a continuación con otros actos apoderativos o distrativos, actos propios del delito de apropiación indebida, o bien dentro de una continuidad de actos, unos tengan la caracterización de administración desleal y otros la de apropiación indebida, según la distinción que últimamente sostiene la jurisprudencia de esta Sala como acabamos de referir>>.

 Sentencia proporcionada por el CENDOJ. Roj: STS 3990/2012.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Páginas

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: