Jurisprudencia: Prueba indiciaria en el delito de blanqueo de capitales.

Deja un comentario

enero 24, 2013 por rubenherrerogimenez

Recurso: Casación nº 2467/2010
Ponente: Sr. Martínez Arrieta
Sentencia: nº 1283/2011 de fecha 29/11/2011

<<Desde la perspectiva probatoria, que en realidad es la más relevante y dificultosa en este tipo delictivo, señala la Sentencia núm. 1637/2000 de 10 de enero, que la prueba directa prácticamente será de imposible existencia dada la capacidad de camuflaje y hermetismo con que actúan las redes clandestinas de fabricación y distribución de drogas así como de “lavado” del dinero procedente de aquella, por lo que la prueba indirecta será la más usual, y al respecto no estará de más recordar que ya el art. 3 apartado 3º de la Convención de Naciones Unidas contra el tráfico ilícito de estupefacientes y sustancias psicotrópicas de 20 de diciembre de 1988 -BOE de 10 de noviembre de 1990- previene de la legalidad de la prueba indiciaria para obtener el juicio de certeza sobre el conocimiento, intención o finalidad requeridos como elemento de los delitos que se describen en el párrafo primero de dicho artículo, entre los que está el de blanqueo de dinero, art. 3, apartado primero epígrafe b). (sic)

Sobre el modo en que debe analizarse la prueba indiciaria en esta modalidad delictiva y los parámetros e indicios que deben ser considerados, existe también una doctrina, ya consolidada en esta Sala, que se origina en la STS núm. 755/1997, de 23 de mayo, y se reitera en las de 15 de abril de 1998 núm. 356/1998 y 9 de mayo de 2001, núm. 774/2001. (sic)
Así se indica que “en los supuestos en que la acusación se formula por delito de blanqueo de capitales procedentes del tráfico de estupefacientes (art. 546bis f, Código Penal 73; Art. 301.1.2 Código Penal 95, los indicios más determinantes han de consistir: (sic)
a) En primer lugar en el incremento inusual del patrimonio o el manejo de cantidades de dinero que por su elevada cantidad, dinámica de las transmisiones y tratarse de efectivo pongan de manifiesto operaciones extrañas a las prácticas comerciales ordinarias. (sic)
b) En segundo lugar en la inexistencia de negocios lícitos que justifiquen el incremento patrimonial o las transmisiones dinerarias. (sic)
c) En tercer lugar, en la constatación de algún vínculo o conexión con actividades de tráfico de estupefacientes o con personas o grupos relacionados con las mismas”. (sic)
En el caso que nos ocupa, el Tribunal de instancia, como expresa en los fundamentos jurídicos de la sentencia, la participación en los hechos de este recurrente resulta de la declaración de Faisal, el coimputado, que sí lo manifiesta, “admitió haber recibido dinero de Adnan” al que no conocía por ese nombre sino el de Murat; de la testifical de los funcionarios de policía que afirmaron haber visto a los dos condenados juntos, narrando las visitas que se realizaban, la llegada y el intercambio de una bolsa. Esas visitas se corresponden con las anotaciones que han sido intervenidas y a las que nos hemos referido en el anterior fundamento. (sic)
Respecto al conocimiento de la procedencia ilícita del dinero el tribunal lo infiere de la prueba indiciaria que valora, entre ellas la existencia en proceso penal contra él, del que fue absuelto, y la relación con su hermano, condenado por el delito contra la salud pública. En la vivienda se interviene una balanza de precisión. Además tiene en cuenta las declaraciones de Faisal y el propio recurrente que manifiesta conocer a Faisal de tomar café “en varias ocasiones”, cuando no tenían trabajo y reconoce que se hacía llamar Murat, cuya documentación falsa fue intervenida. (sic)
La inferencia del tribunal sobre el conocimiento de la procedencia ilícita del dinero es razonable y parte de una relación con actividades delictivas referidas al tráfico de drogas, pues el que haya sido absuelto no supone que no haya tenido relaciones con esa ilícita actividad, como resultan de las investigaciones realziadas,en las que sí ha intervenido su hermano con el que se relaciona y al que ha visitado en prisión; las entregas de dinero a Faisal, que es condenado por el delito de blanqueo de dinero al transferir el dinero procedente de la ilícita actividad y según resulta de sus declaraciones, las de Faisal, y las del acusado quien manifiesta conocerlo, además de las anotaciones que se corresponden con las vistas realizadas. (sic)
Constatada la existencia de la precisa actividad probatoria, el motivo se desestima>>. (F. J. 4º) (sic)

Texto íntegro proporcionado y elaborado por el Gabinete Técnico de la Sala Segunda del Tribunal Supremo. Año 2.011 y 2.012.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Páginas

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: