Jurisprudencia:concepto de tratamiento médico

Deja un comentario

febrero 28, 2013 por rubenherrerogimenez

Tribunal Supremo (Sala de lo Penal, Sección 1ª)

Sentencia núm. 650/2008 de 23 octubre

Recurso de Casación núm. 1587/2007

Ponente: Excmo Sr. Juan Ramón Berdugo y Gómez de la Torre

<<El concepto de tratamiento médico -dice la STS 1221/2004 de 27.10 (RJ 2004, 6652)- es un concepto normativo que, en ausencia de una definición legal, debe ser alcanzado mediante las aportaciones doctrinales y jurisprudenciales que otorgan al mismo la necesaria seguridad jurídica que la interpretación del tipo requiere. (sic)

La propia expresión típica del art. 147 del Código Penal (RCL 1995, 3170 y RCL 1996, 777)  nos permite delimitar su alcance. Así nos señala que el tratamiento médico debe ser requerido objetivamente para alcanzar la sanidad, lo que excluye la subjetividad de su dispensa por un facultativo o de la propia víctima. Además, debe transcender de la primera asistencia facultativa, como acto médico separado, y no se integra por la dispensada para efectuar simples vigilancias o seguimientos facultativos (sic).

De ahí que jurisprudencialmente se haya señalado que por tal debe entenderse “toda actividad posterior a la primera asistencia… tendente a la sanidad de las lesiones y prescrita por un médico”. “Aquel sistema que se utiliza para curar una enfermedad o para tratar de reducir sus consecuencias, si aquella no es curable... siendo indiferente que tal actividad posterior la realiza el propio médico o la ha encomendado a auxiliares sanitarios, también cuando se imponga la misma al paciente por la prescripción de fármacos o por la fijación de comportamientos a seguir, quedando al margen del tratamiento médico el simple diagnóstico o la pura prevención médica“. (sic)

En la STS 3.6.97 (RJ 1997, 4558)  se declara que el tratamiento médico se integra, también cuando se “haya recurrido a medicamentos necesarios para controlar un determinado proceso posterior a una herida, siempre que el paciente pueda sufrir efectos secundarios que comportan un riesgo de una perturbación no irrelevante para la salud”. De lo anterior podemos colegir que el concepto de tratamiento médico parte de la existencia de un menoscabo a la salud cuya curación o sanidad requiere la intervención médica con planificación de un esquema de recuperación para curar, reducirnos consecuencias o, incluso, una recuperación no dolorosa que sea objetivamente necesaria y que no suponga mero seguimiento facultativo o simples vigilancias, incluyéndose, además, las pruebas necesarias para averiguar el contenido del menoscabo y tratar de ponerle remedio. (SSTS 1681/2001 de 26.9 [RJ 2001, 8061], 1221/2004 de 27.10 [RJ 2004, 6652], 1469/2004 de 15.12 [ RJ 2005, 44])>>. (sic)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Páginas

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: