Circular 3/2013 criterios de aplicación de las medidas de internamiento Terapéutico en el sistema de justicia juvenil

Deja un comentario

abril 22, 2013 por rubenherrerogimenez

Con fecha 14 del mes de marzo del año en cuerso la Fiscalía General del Estado publicó la Circular 3/2013 sobre los criterios de aplicación de las medidas de internamiento terapéutico en el sistema de justicia juvenil.

Dicha Circular consta de dieciséis puntos; a saber,

I.- Consideraciones generales

II.- Régimen jurídico aplicable a las distintas modalidades de internamiento terapéutico

III.-Presupuesto para la aplicación del internamiento terapéutico en régimen cerrado

IV.- Inaplicabilidad al internamiento terapéutico cerrado de los períodos de seguridad previstos en los arts. 10.1 b) y 10.2 LORPM

V.-Posibilidad de cumplir el internamiento terapéutico en régimen cerrado en Centro Penitenciario

VI.- Admisibilidad de la regresión al internamiento terapéutico cerrado

VII.- Posibilidad de suspender las actividades fuera del centro en el internamiento terapéutico en régimen semiabierto

VIII.-Inadmisibilidad de la conversión del internamiento terapéutico semi abierto en cerrado

IX.- Competencia para conocer los permisos

X.- Requisitos para conceder permisos

XI.- Suspensión y revocación de permisos

XII.- Especialidades en los medios de contención

XIII.- Especialidades en el régimen disciplinario

XIV.- Especialidades en los Centros de ejecución

XV.- Otras cuestiones en orden a la ejecución de la medida de internamiento terapéutico

XVI.- Conclusiones

Tal y como recoge la propia circular, las conclusiones son las siguientes:

<<1º Si no concurre peligrosidad, la absolución del inimputable menor de edad no debe llevar aparejada la imposición de un internamiento terapéutico, sin perjuicio de las medidas que pudieran adoptarse desde el área de Protección de Menores.

2º Estas medidas terapéuticas (internamiento o tratamiento ambulatorio) pueden aplicarse a los menores que las necesiten, aunque su enfermedad o adicción no haya determinado supresión o disminución de su imputabilidad, con los límites derivados de los principios de legalidad, proporcionalidad y no discriminación.

 3º El internamiento terapéutico, en tanto tiene la consideración legal de medida privativa de libertad, no podrá exceder en su duración del tiempo ni comportar mayor rigor que los inherentes a la pena privativa de libertad que se le hubiere impuesto por el mismo hecho, si el sujeto, de haber sido mayor de edad, hubiera sido declarado responsable.

 4º Cuando el internamiento terapéutico se imponga como consecuencia de la aplicación de una eximente, a la hora de seleccionar un régimen concreto, esto es, cerrado, semiabierto o abierto, habrán de valorarse circunstancias ajenas a las retributivas, tales como el riesgo de fuga, la nece sidad de contención, o los requerimientos terapéuticos específicos.

 5º El internamiento terapéutico sólo podrá imponer se en régimen cerrado cuando concurran las circunstancias previstas en el art. 9.2 LORPM (hechos tipificados como delito grave, hechos tipificados como delito menos grave cometidos con violencia, intimidación o grave riesgo, hechos come tidos en grupo o por banda).

6º Las previsiones de los arts. 10.1 b) y 10.2 LORPM sobre periodos de seguridad del internamiento cerrado no deben considerarse aplicables al internamiento terapéutico en régimen cerrado.

7º El internamiento terapéutico en régimen cerrado no podrá ejecutarse en un Centro Penitenciario, ni siquiera en una Unidad Psiquiátrica Penitenciaria.

8º Es aplicable a los internamientos terapéuticos la previsión del art. 51.2 inciso primero LORPM, por lo que puede el Juez de Menores cuando hubiera sustituido la medida de internamiento terapéutico en régimen cerrado por la de internamiento terapéutico en régimen semiabierto o abierto, dejar sin efecto la sustitución,volviéndose a aplicar la medida sustituida de internamiento terapéutico en régimencerrado si el menor evoluciona desfavorablemente.

9º En el internamiento terapéutico en régimen semiabierto cabrá acordar la suspensión de actividades fuera del centro en atención a la evolución del menor y alcumplimiento de los objetivos previstos. Si la medida se ha impuesto a un menor amparado por una eximente, la suspensión de actividades deberá estar aconsejadadesde una perspectiva terapéutica.

10º No cabe aplicar a los internamientos terapéuticos semiabiertos impuestos en sentencia la previsión del inciso segundo del apartado segundo del art. 51 LORPM (sustitución por la medida de internamiento en régimen cerrado).

11º Los permisos y salidas en el internamiento terapéutico cerrado deben serautorizados por el Juez de Menores.

Los permisos y salidas en el internamiento terapéutico semiabierto y abierto pueden ser autorizados por Director del Centro de Internamiento o el órgano que la entidad pública haya establecido en su normativa.

12º Debe entenderse no aplicable al internamiento terapéutico en régimen cerrado el requisito de haber cumplido un tercio de la medida para poder conceder permisos. En estos casos, si el programa individualizado de ejecución de la medida considera conveniente desde la perspectiva terapéutica la posibilidad de conceder estospermisos antes del transcurso del primer tercio dela medida, será admisible tal concesión.

Del mismo modo, a fin de salvaguardar el núcleo terapéutico de la medida, tampoco deberán entenderse aplicables los topes máximos de días de permiso.

13º En el internamiento terapéutico cerrado será necesaria la resolución judicialpara la revocación de permisos, mientras que para la revocación en los internamientos terapéuticos en régimen semiabierto y abierto habrá de reconocerse competencia al Director del Centro de Internamiento o al órgano que la entidad pública haya establecido en su normativa.

14º Cuando los medios de contención hayan de aplicarse en relación con menores que cumplen medidas de internamiento terapéutico por razones de salud mental, habrá de entenderse que como regla general deberá preservarse la intervención a través de profesionales sanitarios.

15º Para aplicar el régimen disciplinario a menores a los que se haya impuesto una medida de internamiento terapéutico como consecuencia de una anomalía o alteración psíquica o de una alteración en la percepción será necesario que en el propio expediente quede constancia de que ya han superado las circunstancias que les impedían comprender la ilicitud de los hechos o actuar conforme a aquella comprensión.

16º Para cumplir una medida de internamiento terapéutico en un centro de internamiento ordinario, éste deberá contar con una Unidad terapéutica autónoma.

La posibilidad de ejecutar la medida en centros socio-sanitarios, previa autorización judicial, estará subordinada a la comprobación de que el centro designado sea adecuado para el cumplimiento de los fines terapéuticos de la medida>>.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Páginas

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: